Historiam Tuam Sapere Aude

Blog dedicado a la Historia de España, Europa y el Mundo desde la Antigüedad hasta la Edad Contemporánea

  • Suscríbete si quieres estar al día de lo que pasa en el blog, de nuevos posts, cambios etc. Se agradecen las suscripciones!
    Tu e-mail:

    Únete a otros 671 seguidores

  • Temas más populares en las últimas 48 horas

  • Little Wing – Steve Ray Vaughan

Archive for 24 noviembre 2012

Tema 2 – El fin del Antiguo Régimen

Posted by Ignacio Cabello en 24 noviembre, 2012


Esto es un borrador, la publicación final está en espera

1 – LA EUROPA DEL SIGLO XVIII

1.1 Una sociedad estamental

La población europea durante el Antiguo Régimen aparecía dividida en tres grupos sociales denominados estamentos: nobleza, clero y pueblo llano. En este modelo de sociedad, cuyo origen se remonta a la época medieval, predominaban todo tipo de desigualdades.

Los nobles constituían un reducido grupo aristocrático y ocupaban casi todos los altos cargos del Estado (ministros, consejeros, embajadores, generales, gobernadores provinciales, jueces, alcaldes) y gozaban de cuantiosas concesiones honoríficas y privilegios económicos y fiscales, así como de vastas extensiones de tierra, que aseguraban el mantenimiento de su poder y riqueza. A la aristocracia nobiliaria se pertenecía por nacimiento, y las posibilidades de ascender o descender socialmente, pasando de un estamento a otro, eran muy escasas. No obstante, aunque infrecuente, también era posible acceder a la nobleza mediante la compra de un título nobiliario o gracias a la concesión regia de un ducado, un condado o un marquesado como recompensa individual por los servicios prestados al monarca. En cualquier caso, los nobles formaban un grupo heterogéneo, ya que entre ellos existían importantes diferencias de renta, poder y riqueza. Asimismo, dentro de este estamento había distinciones jerárquicas y rangos (duques, condes, marqueses, vizcondes, barones, caballeros, hidalgos).

El clero por su parte -ya fuese católico, protestante u ortodoxo- se beneficiaba de los diezmos, un impuesto especial por el cual los campesinos debían entregar una décima parte de la cosecha obtenida. También controlaba la educación de niños y jóvenes, se ocupaba de la censura de las publicaciones escritas y predicaba la obediencia a la autoridad de los reyes absolutos. Al igual que la nobleza, eran un grupo jerárquico y con grandes diferencias económicas, pues el alto clero disfrutaba de los lujos y los privilegios característicos de la aristocracia, mientras que el bajo clero provenía del estado llano y llevaba una vida modesta.

Sin embargo, el 90 por ciento de la población europea carecía de privilegios y pertenecía al pueblo llano, también llamado Tercer Estado. Este estamento agrupaba a personas muy diferentes, tanto por su condición económica como social. Estaba integrado mayoritariamente por campesinos (siervos, jornaleros, arrendatarios y pequeños propietarios), que trabajaban bajo condiciones muy duras las tierras de los grupos privilegiados, a los que pagaban cuantiosos impuestos. El estado llano también incluía también a las clases populares urbanas, que agrupaban a los trabajadores manuales de las ciudades: pequeños artesanos, empleados del servicio doméstico, soldados, obreros de las manufacturas, vagabundos y mendigos. Por último, la burguesía urbana era también muy variada: banqueros, comerciantes, tenderos, grandes propietarios de talleres artesanos, burócratas empleados en el servicio administrativo estatal, abogados, médicos, profesores, periodistas, etc.

En su origen (siglos IX-X), la sociedad estamental medieval no era injusta, pues existían tres grupos que se complementaban: los bellatores, que defendían al resto de la sociedad; los oratores, que rezaban y educaban al pueblo tanto espiritualmente como culturalmente; y los laboratores, que trabajaban para alimentar a la sociedad. Las relaciones de vasallaje eran un acuerdo tácito entre los señores feudales y los aldeanos, contrato por el cual el noble se comprometía a dar protección militar al campesino, que a cambio trabajaba las tierras de su señor.

En una sociedad agraria y rural como era la medieval, la riqueza estaba en la tierra, por lo que lo que producía ganancias y beneficios era el trabajo en el campo. Si hubiese sido así, los nobles -que no cultivaban sino que se dedicaban a la lucha- no se habrían enriquecido como realmente hicieron. Los miembros de la nobleza tenían gastos propios y necesarios -en guerras o ceremonias-, por lo que apelando a su condición exigieron leyes privadas que les eximieran de pagar impuestos. Eso es lo que se otorgó durante la Edad Media a nobles y clérigos, privilegios, que como Isidoro de Sevilla definió, “privilegia sunt leges privatorum, quasi privatae leges”, es decir leyes privadas o para órganos específicos y privados.

Durante los primeros siglos de Edad Media las relaciones de vasallaje entre los tres estamentos funcionaron y fueron aceptadas por la Europa feudal. Sin embargo, a partir del surgimiento del nuevo Estado moderno, los nobles perdieron el papel de guerreros cediéndoselo a los ejércitos regulares de los reyes de cada país. Así, los miembros de la nobleza dejaron de ser los bellatores defensores del pueblo y se centraron más en la vida política y dedicaron sus esfuerzos a adquirir poder y a enriquecerse. Pero, al mismo tiempo, las monarquías autoritarias se fortalecieron restando poder a la nobleza, que previamente durante la Edad Media había acumulado casi el mismo poder que el rey (primus inter pares). Además, en los siglos que vinieron después, surgió la burguesía que adquirió riquezas y los nobles, que vieron que estaban perdiendo importancia y poder, endurecieron las condiciones a las que sometían a sus vasallos, generando un mayor malestar entre los campesinos.

1.2 El absolutismo monárquico

En casi todos los países europeos durante el Antiguo Régimen, el sistema de gobierno existente era la monarquía absoluta y hereditaria. Las únicas dos excepciones se encontraban en Gran Bretaña, donde el Parlamento se había impuesto sobre la autoridad real desde 1688, y en la pequeña república de Suiza, donde una rica oligarquía monopolizaba el poder.

El absolutismo defendía la superioridad del monarca sobre todos sus súbditos, que están sometidos al gobierno del rey. Los partidarios del absolutismo justificaban la autoridad política de los monarcas y defendían su derecho divino a gobernar. Puesto que la soberanía era de carácter divino, el rey gobernaba en nombre de Dios, y para reflejar su poder, encarnaba el Estado en sí mismo, proclamándose dueño de todas las tierras y acumulando un poder incuestionable.

Los reyes gobernaban concentrando en sus manos, de manera casi ilimitada, todos los poderes del Estado: dictaban leyes, actuaban como jueces supremos, fijaban impuestos, dirigían el ejército, controlaban las relaciones exteriores y designaban a jueces, generales y altos mandos del ejército, gobernadores provinciales y consejeros. Estos consejeros o ministros, conocidos como validos, eran elegidos por su lealtad manifiesta y llegaban a asumir la toma de decisiones y la dirección de los asuntos de gobierno, ya que los reyes delegaban -total o parcialmente- sus poderes en ellos.

No obstante, la mayoría de los reyes no deseaban comportarse como tiranos, puesto que se consideraban padres para su pueblo y concebían su poder como una responsabilidad que les obligaba a promover la justicia y el bien común. Por este motivo disfrutaron durante mucho tiempo del cariño y del respeto general de sus súbditos.

1.3 El desmoronamiento del Antiguo Régimen

Las instituciones y estructuras del Antiguo Régimen entraron en crisis durante el último tercio del siglo XVIII. Los monarcas absolutos y sus consejeros fueron incapaces de afrontar y resolver los graves problemas de la época: grandes deudas, continuas guerras, la inflación, el malestar popular, las tensiones sociales, la insatisfacción de la burguesía y la oposición de muchos intelectuales ilustrados.

Los monarcas y los nobles aristócratas debían invertir grandes sumas de dinero en las guerras a las que dirigían sus tropas -pues tenían que pagar los desplazamientos y los salarios a todos sus soldados-, en los grandiosos festines -necesarios para dar buena imagen al pueblo y para convencerles de que prestaban vasallaje a un buen señor-, en los actos políticos y diplomáticos -en los que iban acompañados de enormes séquitos de cortesanos-. Así, en toda Europa el déficit financiero aumentó sumergiendo a los principales países en una profunda crisis económica, por lo que alzaron los impuestos.

Al mismo tiempo los constantes conflictos bélicos, que exigían masivos reclutamientos de jóvenes, junto con la repetición periódica de hambrunas y las fuertes alzas de precios en los alimentos de primera necesidad (causadas por el crecimiento demográfico iniciado a mediados del siglo XVIII) extendieron el descontento entre la población y provocaron frecuentes protestas y violentos disturbios en los campos y ciudades de Rusia, Francia, España, Austria, Portugal, Noruega, Holanda e Italia.

Por otro lado, la sociedad estamental y los privilegios de la nobleza y el clero comenzaron a recibir el rechazo general y la crítica de los intelectuales ilustrados, que pretendían difundir las nuevas ideas liberales. La burguesía, que cada vez era más numerosa y rica, se sentía injustamente rechazada y humillada al permanecer excluida del gobierno y la administración del país, de modo que reclamaron la participación política inspirándose en el liberalismo, ideología que defendía y apoyaba sus intereses. Los burgueses, conscientes de su fuerza y apoyados ocasionalmente por resto del pueblo llano, protagonizaron la rebelión contra el viejo orden político-social, derribaron el absolutismo y la organización estamental e impusieron por la fuerza las ideas revolucionarias liberales.

En Francia, un noble es muy superior a un negociante. Yo no sé sin embargo quién es más útil a un Estado; el señor bien engalanado que sabe con precisión a qué hora se levanta el rey, y que se da aires de grandeza, o un negociante que enriquece a su país, da órdenes en El Cairo, y contribuye a la felicidad del mundo.

Voltaire, Cartas filosóficas (1734)

2 – LA REVOLUCIÓN E INDEPENDENCIA DE LOS ESTADOS UNIDOS

2.1 Las trece colonias

Las colonias inglesas, establecidas en la costa Este de América del Norte entre Canadá y la Florida, protagonizaron en el siglo XVIII la primera insurrección colonial contra una metrópoli, y constituyeron el primer ejemplo de gobierno fundado sobre los principios de igualdad y libertad. Los habitantes de estos territorios eran principalmente granjeros y ganaderos, aunque algunos también se dedicaban al comercio de pieles, la construcción naval, la explotación maderera y la pesca de ballenas o bacalao. Las mayores ciudades eran Filadelfia con 40000 habitantes y Nueva York con 25000.

A principios del siglo XVII, potencias europeas como Francia, Países Bajos o Inglaterra siguieron el ejemplo de los pioneros castellanos y portugueses, y cruzaron el Atlántico en busca de nuevas rutas por las que comerciar y en busca de oro y otros materiales que produjesen riquezas. En un principio, Inglaterra favoreció la salida y migración a América a la gente que no tenía tierras ni un oficio productivo -la isla británica estaba superpoblada y había escasez de recursos, tierras y puestos de trabajo. En 1606 se fundó Jamestown, y a partir de entonces salieron más expediciones hacia lo que llamaron Virginia -en honor a la reina Isabel I, conocida como la Reina Virgen-. Además, existía una fuerte represión religiosa en Gran Bretaña contra católicos y puritanos, que no comulgaban con la Iglesia Anglicana. Tras el reinado de Isabel I (1558 – 1603), gran cantidad de puritanos separatistas huyeron en busca de libertad religiosa a los Países Bajos, pero no tardaron en darse cuenta que sus hijos estaban creciendo holandeses, y no ingleses. La idea de viajar al nuevo continente creció, y en 1620 más de cien puritanos ingleses se embarcaron en el Mayflower, buque que arribó a las costas norteamericanas de Massachusetts. Desde Virginia y Massachusetts los colonos ingleses se fueron expandiendo, empujando a la población nativa hacia el oeste. Un siglo más tarde, ya se habían fundado trece colonias a lo largo de toda la costa Este entre Canadá y la Florida.

Francia tenía a su vez una gran colonia en Canadá, en torno a los Grandes Lagos, con grandes ciudades como Quebec y Montreal. Los ingleses se estaban expandiendo hacia el Norte, y los franceses hacia el Sur. Llegó el momento en que el choque fue inevitable, dando inicio a un conflicto bélico entre ambas potencias, la Guerra de los Siete Años (1756 – 1763). Francia contaba con el apoyo de la mayoría de indígenas, puesto que se pusieron en contra de los ingleses, que habían ejercido malos tratos sobre ellos. Finalmente las colonias británicas vencieron en 1763 y se firmó la Paz de París, por la cual Inglaterra recibía Canadá y por tanto conseguía la hegemonía en Norteamérica.

2.2 La insurrección de las colonias norteamericanas

Los habitantes de estas colonias, animados por las ideas de igualdad, libertad y tolerancia que les llegaban de la Europa ilustrada, se enfrentaron a la Inglaterra de Jorge III en defensa de sus intereses y derechos. La resistencia comenzó tras la Guerra de los Siete Años (1756 – 1763) entre el ejército británico y el francés. Los colonos se sentían discriminados e inferiores al resto de habitantes del imperio británico por varias razones:

– Los canadienses conservaron muchos derechos y privilegios que los colonos británicos no tenían. No se impuso el anglicanismo, ni la lengua inglesa, y además se creó una ley diferente para los habitantes de Canadá. Los norteamericanos, que habían luchado al frente del ejército inglés contra los colonos franceses, se sintieron defraudados ante esta situación.

– Las leyes emanadas del Parlamento impedían el desarrollo económico de las colonias, ya que obligaban a los americanos a comerciar exclusivamente con la metrópoli y a transportar las mercancías en barcos ingleses.

– Asimismo, la expansión de los colonos fue prohibida en 1763 por los ingleses, que frustraron los deseos de los norteamericanos de ocupar nuevos territorios más allá de los Montes Apalaches.

– Por último, aunque la victoria suponía para la Corona Británica nuevos y extensos territorios, la guerra había dejado una gran deuda. El pueblo inglés se negó a tener que pagar más impuestos para saldar la deuda, y consideró razonable que fuesen los colonos quienes acarreasen con la deuda. Por ello, entre 1764 y 1767 el Parlamento inglés puso en vigor nuevos impuestos a las colonias. En 1764 se impuso el Sugar Act, una tasa que añadía un valor añadido al azúcar y otros productos importados a las trece colonias. Un año más tarde el Parlamento aprobó el Stamp Act, una nueva ley que obligaba a los colonos norteamericanos a pagar por sellos especiales para cualquier documento o artículo, incluyendo testamentos, almanaques, periódicos, licencias, etc. En 1767 el gobierno inglés firmó los Towhnshend Acts, que de nuevo imponían un valor añadido a productos como el papel, el cristal, la pintura o el té.

Todas estas medidas provocaron un profundo descontento entre los colonos, que protagonizaron diversas protestas, como la liderada por Patrick Henry, bajo el lema “No taxation without representation”, exigiendo derechos políticos de participación en el Parlamento. Los desórdenes urbanos hicieron que los británicos se viesen obligados a enviar soldados -los “casacas rojas”- a patrullar en las calles de las principales ciudades. Se creó un ambiente tenso, y los americanos aumentaron la resistencia y la cooperación entre las trece colonias actuando como un pueblo unido, desobedeciendo las leyes británicas, organizando protestas urbanas, boicoteando los productos ingleses, negándose a comprar mercancía británica y llegando a la violencia callejera.

En Boston sucedieron dos episodios muy significativos para el levantamiento del pueblo colonial norteamericano. En la noche del 5 de marzo de 1770, un grupo de unos cincuenta rebeldes se reunieron cerca del Old State House de Boston a burlarse de los soldados británicos. Cuando los revolucionarios lanzaron bolas de nieve y palos a los “casacas rojas”, estos perdieron el control y abrieron fuego, matando a cinco hombres. Este acontecimiento fue conocido como la Masacre de Boston, y se convirtió en un símbolo del maltrato y la tiranía de los ingleses en las colonias.

Hubo una ligera tregua entre el pueblo y los soldados, pero tres años más tarde tuvo lugar de nuevo en Boston otro hecho significativo, el Boston Tea Party (16/12/1773). En protesta contra el monopolio que la Compañía de las Indias Orientales ejercía sobre el té, un grupo de colonos disfrazados de Mohawks y liderados por Sam Adams, asaltaron los barcos mercantes atracados en los muelles de Boston y arrojaron al agua trescientas cuarenta y dos cajas de té.

En represalia, el gobierno británico cerró el puerto de Boston y estableció los Coercive Acts, que estipulaban que los soldados británicos acusados de cometer un crimen en las colonias debían ser juzgados en Inglaterra. Además mediante el Quebec Act, que extendía la provincia canadiense hasta el río Ohio, establecieron de nuevo los límites de expansión. Inglaterra decretó estas leyes, que los norteamericanos llamaron Intolerable Acts, con el objetivo de mostrar a los colonos quién tenía el poder y la autoridad.

Las nuevas medidas tomadas por el Parlamento inglés no provocaron otra cosa que la unificación del pueblo norteamericano contra la opresión británica. Así, en septiembre de 1774 se reunieron en Filadelfia los cincuenta y seis delegados del Primer Congreso Continental. Allí, los representantes de las doce colonias que asistieron exigieron al gobierno de Gran Bretaña que concediese la ciudadanía con todos sus derechos a los habitantes de Norteamérica y que los Intolerable Acts fuesen revocados. Además, juraron apoyarse en la lucha contra la dominación británica.

Mientras tanto, los ciudadanos de cada colonia se preparaban para una posible guerra contra los ingleses. En Massachusetts se habían organizado y habían reunido material de guerra en Concord, una localidad cercana a Boston. El 19 de abril de 1775 cerca de setecientos soldados británicos fueron enviados a destruir el arsenal de los rebeldes, pero los Hijos de la Libertad se enteraron de la maniobra inglesa y enviaron a Paul Revere y a William Dawes a que avisasen a los minutemen -se llamaban así pues tenían un minuto para dejar las tareas domésticas, coger las armas y salir a la calle para reunirse con el resto de los soldados norteamericanos- de las poblaciones cercanas a Concord. En su paso por Lexington, los ingleses se toparon con setenta minutemen que los estaban esperando, pero tras morir ocho de ellos, el resto huyeron dejando paso libre a los soldados británicos. Estos llegaron a Concord y destruyeron el material bélico que los colonos todavía no habían cogido. Pero cuando los ingleses iniciaron el regreso a Boston, el campo estaba plagado de minutemen armados y preparados para luchar. Sólo una brigada enviada desde Boston salvó a las ropas inglesas de una aniquilación total.

3 – LA REVOLUCIÓN FRANCESA

3.1 Orígenes de la Revolución

Desde hacía tiempo, el Estado francés se encontraba casi en bancarrota. Las cuantiosas sumas de dinero destinadas a costear las continuas y múltiples guerras, y la vida lujosa y derrochadora que llevaban los monarcas y la corte, suponían un gasto muy superior a los ingresos obtenidos con los impuestos pagados por el pueblo llano. Además, una serie de malas cosechas provocaron un alza en los precios de los alimentos, hambrunas y en consecuencia, el descontento popular. Este déficit financiero se hizo crónico y provocó el creciente endeudamiento del Estado francés.

Francia no podía continuar así, era necesario encontrar una solución, y los ministros del Borbón Luis XVI propusieron modificar el sistema fiscal para obligar a los estamentos privilegiados a contribuir a la hacienda pública, con el propósito de aliviar los problemas financieros estatales.

La nobleza y el clero defendieron sus tradicionales privilegios y mostraron su oposición a estos planes de reforma tributaria, negándose a pagar impuestos. Esta intransigencia forzó al monarca a convocar los Estados Generales del Reino, único órgano capaz de aprobar una reforma fiscal. Hacía más de 150 años que un rey francés no reunía a los representantes de los tres estamentos, pero la situación le obligó a hacerlo.

El 5 de mayo de 1789 se reunieron en Versalles los representantes de los tres estamentos con el propósito de solventar el problema financiero, pero en la práctica sirvieron de plataforma para que el Estado Llano -que representaba al 98 por ciento de la población francesa, y estaba constituido principalmente por burgueses- pidiese reformas políticas radicales, canalizando dichas demandas mediante los llamados Cuadernos de Quejas.

Tradicionalmente el número de delegados era parecido para los tres estamentos: el clero contaba con 291 diputados, la nobleza con 270, y el pueblo llano 289; cada estado estaba separado en el momento de deliberar, y tenía un único voto. Esto ponía en desventaja al Tercer Estado, pues nobleza y clero generalmente compartían opinión, siendo dos votos contra uno. De este modo, el Tercer Estado reclamó que los representantes del Tercer Estado no fuesen elegidos más que por ciudadanos pertenecientes verdaderamente al Tercer Estado, que sus diputados fuesen iguales en número a los de los dos órdenes privilegiados y que los Estados Generales no votasen por órdenes sino por cabezas. Las dos primeras peticiones del Tercer Estado fueron aprobadas, pues no cuestionaban el sistema absolutista, pero la última petición fue denegada porque implicaba conceder poder legislativo al pueblo y admitir el concepto de soberanía nacional.

Tras negar el voto personal al Tercer Estado, Luis XVI cerró la sesión, disolvió los Estados Generales y clausuró la Cámara donde las reuniones eran celebradas. Ante tal rechazo, los representantes del Tercer Estado optaron por reunirse separadamente para continuar sus deliberaciones en forma de Asamblea Nacional (17 de junio) -otorgándole el poder a la nación, concebida como entidad capaz de decidir por sí misma lo que es bueno para el pueblo-. Frente a las presiones para que la Asamblea Nacional se disolviese, el 20 de junio los diputados se congregaron en un frontón de Versalles, e inspirados por Mounier y Sieyès juraron “no separarse jamás y reunirse cuando así lo exigiesen las circunstancias hasta que la constitución sea aprobada y consolidada sobre unas bases sólidas”. El 9 de julio, la Asamblea Nacional se transformó en Asamblea Nacional Constituyente. Su creación significó el auténtico inicio del proceso revolucionario, pues se negaban la autoridad absoluta del monarca, los privilegios de la sociedad estamental, la tradición jurídica anterior, y se afirmaba el poder del pueblo.

Luis XVI reaccionó y concentró cerca de 30000 soldados en los alrededores de París con la intención de intimidar a los rebeldes. Cuando estas tropas esperaban la orden de disolver por la fuerza la Asamblea Nacional, los representantes burgueses recibieron el respaldo del campesinado y de los trabajadores de las ciudades. La revuelta se extendió por todas las provincias e incluso muchos soldados, que compartían las mismas aspiraciones que los insurrectos, se negaron indisciplinadamente a abrir fuego contra el pueblo. La revolución habría fracasado sin la movilización de miles de labradores, criados, pobres y obreros asalariados urbanos, que estaban hartos de soportar las subidas de impuestos, la falta de tierra, el paro, el rápido incremento de los precios de los alimentos y los bajos salarios.

El 14 de julio de 1789 las masas populares asaltaron y tomaron la Bastilla, un castillo-prisión parisino que simbolizaba la tiranía del rey y donde, curiosamente, había solo siete presos (un homicida, dos locos y cuatro falsificadores). Durante el asalto murieron un centenar de personas, incluido el comandante de la fortaleza, cuya cabeza fue clavada en la punta de una lanza y exhibida por las calles entre los aplausos de la multitud. La revolución también se extendió por el campo, en forma de revuelta anti señorial, quemando residencias y documentos nobiliarios.

3.2 Los revolucionarios al poder (1789 – 1792)

Tras los violentos sucesos acontecidos, el rey se vio obligado a ceder. Los revolucionarios triunfantes ocuparon el gobierno y rápidamente adoptaron una serie de disposiciones con el objetivo de desmontar las bases políticas y sociales del Antiguo Régimen. Hacia otoño de 1789 la Asamblea Nacional Constituyente inició un proceso reformista para convertir Francia en una monarquía constitucional y parlamentaria, suprimiendo el poder absoluto del rey (aunque se conservó a Luis XVI en el trono, sus poderes quedaron muy reducidos). Algunas de las primeras labores que realizó la Asamblea Nacional Constituyente fueron:

– Eliminación del sistema feudal y de todos los privilegios de la nobleza y el clero, incluidos los diezmos y los tributos señoriales que obligatoriamente habían pagado los campesinos desde la Edad Media.

Art. 1. La Asamblea Nacional suprime enteramente el régimen feudal y decreta que los derechos y deberes, tanto feudales como censales, […] la servidumbre personal y los que los representan, son abolidos sin indemnización, y todos los demás declarados redimibles, y que el precio y el modo de la redención serán fijados por la Asamblea Nacional.

Art. 3. El derecho de caza y coto abierto queda de igual forma abolido […].

Art. 4. Todas las justicias señoriales son suprimidas sin ninguna indemnización.

Art. 5. Los diezmos de cualquier tipo y los censos a que dieran lugar bajo cualquier denominación con que sean conocidos y percibidos, incluso por abono, poseídos por los cuerpos regulares y seculares, como sus beneficios, los edificios y todo tipo de manos muertas, incluso de la Orden de Malta y otras órdenes religiosas y militares […], serán abolidos.

Art. 7. La justicia será gratuita […].

Art. 11. Todos los ciudadanos, sin distinción de nacimiento, podrán ser admitidos a todos los empleos y dignidades eclesiásticas, civiles y militares, y ninguna profesión útil reportará deshonra.

Decreto del 4 de agosto 1789 de la Asamblea Nacional Constituyente

– Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (26 de agosto de 1789), estableciendo el principio de libertad, igualdad y fraternidad para todos los ciudadanos. Esta declaración garantizaba la libertad, la propiedad y la igualdad ante la ley, anulaba las discriminaciones fiscales y abría el acceso a los cargos públicos a los individuos de todos los grupos sociales (los nobles perdieron así el privilegio de ocupar en exclusiva los altos puestos en el ejército y en la administración estatal).

Los representantes del pueblo francés, constituidos en Asamblea Nacional, considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos, han resuelto exponer, en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagradas del hombre […].

Artículo 1. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos, las distinciones sociales no pueden fundarse más que sobre la utilidad común.

Artículo 2. El objeto de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 3. El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo ni individuo puede ejercer autoridad que no emane expresamente de ella.”

Fragmento de La Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, 26 de agosto de 1789

– Redacción de la Constitución Civil del Clero (aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente el 12 de julio de 1790), que suponía la formación de una Iglesia nacional desgajada de la obediencia del Papa. Todas las propiedades de la Iglesia Católica fueron confiscadas sin indemnización y vendidas en subastas públicas para pagar la enorme deuda estatal. Además, el diezmo quedó abolido, muchos conventos fueron cerrados, se ordenó la elección de los obispos y los sacerdotes por los ciudadanos, la remuneración del clero quedó a cargo del Estado y se exigió a los clérigos franceses jurar lealtad a las leyes revolucionarias. Todas estas medidas anticlericales convirtieron a muchos católicos en enemigos de la Revolución.

– Abolición de los gremios.

Art. 1º. Siendo una de las bases fundamentales de la Constitución francesa la desaparición de todas las corporaciones de ciudadanos de un mismo estado y profesión, queda prohibido establecerlas de hecho, bajo cualquier pretexto o forma que sea.

Art. 2º. Los ciudadanos de un mismo estado o profesión, los empresarios, los que tienen comercio abierto, los obreros y oficiales de un oficio cualquiera, no podrán, cuando se hallaren juntos, nombrarse presidentes, ni secretarios, ni síndicos, tener registros, tomar acuerdos o deliberaciones o formar reglamentos sobre sus pretendidos intereses comunes.

Fragmento de la Ley Le Chapelier de 14 de junio de 1791

En la noche del 20 al 21 de junio de 1791, disfrazado de aristócrata ruso, Luis XVI intentó huir a Austria junto a sus hijos y su mujer María Antonieta para reunirse con el ejército de Lorena. Fuese esa la verdadera causa de su huida, o el temor a ver cada vez más limitado su poder en general, lo cierto es que fueron descubiertos y capturados en la localidad de Varennes en la tarde del 21 de junio, y llevados de vuelta a París.

Además, la Asamblea Nacional Constituyente alcanzó su objetivo primordial al redactar y aprobar una Constitución de carácter liberal el 3 de septiembre de 1791. Ésta organizaba un régimen de monarquía parlamentaria y establecía los principios liberales básicos: la soberanía nacional, la igualdad legal de los ciudadanos, los amplios derechos y libertades y la división de poderes.

El poder legislativo quedaba en manos de una asamblea única, permanente, inviolable e indisoluble. La Asamblea Legislativa estaba integrada por 745 miembros que eran elegidos cada dos años. Esta asamblea tenía derecho de iniciativa y votaba las leyes, controlaba la política exterior, aprobaba los impuestos y supervisaba a los ministros.

El poder ejecutivo le correspondía al monarca, quien era considerado representante de la Nación. La Monarquía era hereditaria pero el Rey debía jurar fidelidad a la Nación y a las leyes emanadas de la Asamblea. Nombraba los altos funcionarios y tenía la potestad de elegir y destituir a sus ministros, cuyas firmas eran necesarias para la validación de las órdenes regias. El rey también dirigía la diplomacia pero no podía declara la guerra sin consentimiento de la Asamblea. Tenía el derecho de veto suspensivo, por el cual podía negarse por cuatro años a dar cumplimiento a las resoluciones de la Asamblea, derecho que no se aplicaba a las leyes constitucionales ni a las fiscales.

La Constitución de 1791 también establecía un sistema electoral indirecto y restringido por el que se concedía derecho de voto al 17 por ciento de la población francesa, quedando excluidas las mujeres, los pobres y los menores de edad. El sufragio censitario dividía a los ciudadanos en activos y pasivos. Los activos eran quienes, además de cumplir con requisitos de edad y domicilio, pagaban una contribución equivalente a tres jornadas de trabajo. Quienes no podían pagar eran considerados ciudadanos pasivos y no tenían derecho a votar.

[…] la Asamblea nacional reconoce y declara, en presencia del Ser Supremo y bajo sus auspicios, los siguientes derechos del hombre y del ciudadano:

Artículo 1.- Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.

Artículo 2.- La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.

Artículo 3.- El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella.

Artículo 17.- Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella, salvo cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija de modo evidente, y a condición de una justa y previa indemnización.

Constitución de 1791, 3 de septiembre

La promulgación de esta constitución por parte de la Asamblea Nacional Constituyente era un gran avance respecto de la situación pre-revolucionaria. Sin embargo, en la práctica implicaba el triunfo de la media y alta burguesía conservadora, pues era una especie de solución intermedia con la monarquía. La nueva constitución encontró la oposición de gran parte de la nobleza y del clero, que se negaban a renunciar a sus privilegios y del rey, que no aceptaba la pérdida y la reducción de sus poderes. Por otro lado, las clases populares mostraron su descontento porque se sintieron traicionados y manipulados por la burguesía, que no había sabido satisfacer sus deseos. El equilibrio que perseguía esta legislación terminaría por ser demasiado precario, y en apenas un año sería dejada de lado.

Esta Monarquía Constitucional fracasó pocos meses después de su instauración, a causa de la actitud contrarrevolucionaria y conspiradora de algunos sectores de la sociedad, que apoyaban a Luis XVI en su deseo de volver al absolutismo. Conservar al monarca en el trono suponía un peligro para el desarrollo de la Revolución, pues Luis contaba con el apoyo interno de numerosos aristócratas, clérigos e incluso campesinos -que veían cómo la figura de su admirado rey había disminuido-, y con la ayuda externa de algunos reyes europeos.

Al mismo tiempo, el gobierno revolucionario se enfrentaba a otro peligro, ya que Austria y Prusia -dos estados monárquicos absolutistas- habían pactado en agosto de 1791 una intervención militar en ayuda del rey francés (Declaración de Pillnitz). En abril de 1792, la Asamblea Legislativa declaró la guerra a Austria, y el ejército austriaco invadió Francia llegando a situarse a menos de 300 kilómetros de París. La invasión extranjera provocó el pánico y desató la ira popular. El frente revolucionario se dividió, surgiendo grupos radicales (como el de los jacobinos o los cordeliers) que reivindicaban cambios democráticos y sociales avanzados. El 10 de agosto una muchedumbre enfurecida asaltó el Palacio de las Tullerías, irrumpió en las habitaciones y apresó a toda la familia real.

3.3 La Convención Nacional Republicana (1792 – 1794)

En septiembre de 1792 se creó la Convención Nacional como órgano supremo de gobierno quedando instaurada la República, que sustituyó a la monarquía. La Convención elaboraba y promulgaba las leyes, nombraba los miembros del Comité de Salvación Pública –encargado de la inspección comarcal, del control de los ejércitos y de la supervisión del Consejo Ejecutivo y de proponer leyes a la Convención–, y elegía a los miembros del Comité de Seguridad General y del Tribunal Revolucionario, que llevaban la justicia y la seguridad policial. Sin embargo, la escisión no había cesado, y dentro de la propia Convención se podían distinguir diferentes tendencias ideológicas.

En primer lugar se hallaban los Girondinos –llamados así porque muchos de ellos provenían de la región del suroeste de Francia, la Gironda– que liderados por Brissot representaban a la alta burguesía. Eran liberales moderados partidarios de controlar con mesura y orden el proceso revolucionario. Constituían la derecha revolucionaria, y tuvieron el poder desde septiembre de 1792 hasta junio de 1793. Nada más proclamarse la Convención, llevaron a cabo un juicio contra el rey Luis XVI y su esposa María Antonieta, que fueron acusados de traición, condenados y ejecutados en la guillotina. La muerte del monarca provocó la alianza de las monarquías europeas, que formaron una nueva coalición contra la Francia revolucionaria.

En la primavera de 1793, la República se hallaba en peligro, en gran parte porque Francia ya no podía resistir más ofensivas de los ejércitos prusianos, ingleses y austriacos. Además, el gobierno girondino no había sabido satisfacer las necesidades de los sectores bajos de la sociedad, lo que provocó el descontento de las clases populares. Estallaron numerosas revueltas contrarrevolucionarias, sobre todo en zonas rurales como La Vendée, donde los campesinos se levantaron principalmente contra las medidas anticlericales tomadas por los gobernantes.

En junio se hicieron con el poder los jacobinos, liderados por Robespierre y Saint-Just, y denominados así en alusión a un convento donde celebraron durante un tiempo sus reuniones. Estos constituían el ala radical de la revolución, pues movidos por ideales democráticos defendían medidas izquierdistas y exaltadas. En la Asamblea Nacional se habían sentado en los puestos más altos de la tribuna izquierda, por lo que también eran conocidos como la “Montaña”. Representaban a las clases medias y bajas y contaban con el apoyo de los sans-culottes (miembros de las clases populares urbanas, artesanos, dependientes de tiendas, trabajadores desempleados y golfos semidelincuentes).

Como expresión de la ruptura total del tiempo revolucionario con el pasado, el nuevo gobierno cambió hasta los nombres de los meses, adoptando un nuevo calendario. El 22 de septiembre de 1792 se convirtió en el primer día del año I, los meses pasaron a tener tres semanas de diez días, y los meses tomaron nuevos nombres ligados al tiempo (Vendémiaire, Brumaire, Frimaire, Nivôse, Pluviôse, Ventôse, Germinal, Floréal, Prairial, Messidor, Thermidor y Fructidor).

Desde que los jacobinos más fanáticos y exaltados desbancaron a los girondinos, la revolución se radicalizó y se llevó al extremo llevando a cabo una política conocida como el Terror. Se inició un periodo de verdadera y violenta represión contra todo aquel que “no defendía bien la revolución”, principalmente girondinos y monárquicos. Para ello, se creó el Comité de Salvación Pública, comisión encargada de asegurar el buen desarrollo de la revolución que se convirtió en el verdadero órgano de gobierno de la Convención. También ofrecieron picas, espadas y fusiles a los sans-culottes, que se adueñaron de las calles de la capital francesa, aterrorizaron a los ricos e incluso llegaron a intimidar a los diputados dentro del mismo parlamento para influir en sus decisiones. Se efectuaron detenciones masivas y más de 45.000 personas fueron ejecutadas tras ser acusadas de acaparar alimentos, eludir el reclutamiento militar obligatorio o participar en conspiraciones contra la República (el 70 por ciento de los condenados eran campesinos o trabajadores humildes, el 14 por ciento pertenecían a las clases medias, el 9 por ciento eran nobles y el 7 por ciento eran clérigos). Incluso llegaron a ser ajusticiados significados líderes nada moderados como Danton o Hébert, ambos cordeliers (grupo de revolucionarios todavía más exaltados e intransigentes que los jacobinos).

Robespierre también decretó medidas descristianizadoras como la desaparición del culto católico y el cierre de todas las iglesias, ordenó el reparto de tierras entre los campesinos, y estableció un completo control gubernamental sobre la economía nacional fijando precios, producción, salarios y beneficios empresariales. Por último, redactaron y el 24 de junio de 1793 promulgaron una nueva Constitución (conocida como la Constitución del año I). Ésta, de carácter democrático, establecía el sufragio universal masculino (derecho a voto sin limitaciones para todos los ciudadanos varones mayores de edad), el reconocimiento del divorcio y la abolición de la esclavitud.

No obstante, el gobierno jacobino hubo de enfrentarse a una fuerte revuelta de campesinos católicos en la región costera atlántica de la Vendée en 1793. La mayoría de los habitantes de aquella región se levantaron en armas porque se negaban a aceptar las medidas y cambios revolucionarios que afectaban tan directamente a la Iglesia en Francia y porque rechazaban el reclutamiento forzoso de hombres para la guerra. La subida de precios de los bienes y productos básicos también influyó a que el pueblo se rebelara. Las tropas enviadas por Robespierre aplastaron a los rebeldes y destruyeron sus casas, cultivos y cabezas de ganado. Más de 25.000 vendeanos murieron en combate o fueron asesinados brutalmente hundiéndoles en el río Loire.
Mientras las revueltas de la Vendée eran sofocadas, buena parte del ejército se enfrentó a Gran Bretaña, España, Rusia y Holanda, que se habían unido a prusianos y austriacos contra la Francia regicida. El ejército francés frenó la invasión extranjera y derrotó en 1794, de manera sorprendente, a las tropas austriacas en la batalla de Fleurus, a los británicos en Toulon y a los españoles en Figueras.

En verano de 1794 los peligros disminuyeron, pues las revueltas interiores habían sido oprimidas y los ejércitos franceses se habían impuesto a los de la coalición extranjera. Pero la radicalización de la revolución, el Terror y el gobierno dictatorial de los jacobinos provocaron la oposición de gran parte de la población. La “Llanura”, el sector más rico y moderado de la burguesía, que temía el extremismo y los excesos igualitarios de los jacobinos así como el retorno al antiguo absolutismo (por parte de las coaliciones extranjeras), protagonizó el golpe de Estado de Termidor (27 de julio de 1794). Robespierre, Saint-Just y otros cien miembros de su partido fueron detenidos y guillotinados sin juicio previo.

3.4 El Directorio (1795 – 1799)

3 – LA EUROPA NAPOLEÓNICA

Posted in Historia Contemporánea - 4º ESO y 1º Bachillerato, Historia de Europa | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

Tema 1 – El proceso de industrialización

Posted by Ignacio Cabello en 24 noviembre, 2012


Esto es un borrador, la publicación final está en espera

1 – LA VIDA ECONÓMICA EN LA ÉPOCA PREINDUSTRIAL

1.1 Sociedades agrarias y rurales

Antes de que la industrialización revolucionase la sociedad y la economía de los países que la sufrieron, la inmensa mayoría de los aproximados 700 millones de habitantes que poblaban el planeta a principios del siglo XVIII vivían en pequeñas ciudades o poblaciones rurales, trabajaban el campo y eran analfabetos. Durante esta época anterior a la Revolución Industrial, las actividades económicas predominantes eran la agricultura y la cría de ganado. El 85 por ciento de la población europea llevaba a cabo tareas agropecuarias en núcleos rurales, siendo el trabajo compartido por hombres, mujeres y niños, es decir, un trabajo familiar. Los cultivos principales eran la cebada –para producir cerveza–, el centeno, el trigo y la avena –para la producción de harina–, la vid, el lino –como material principal en la manufacturación de ropas–, los olivos y las plantas forrajeras destinadas a la alimentación de los animales, que a su vez proporcionaban carne, fuerza de tiro y el estiércol necesario para la fertilización de los campos.

La ganadería formaba parte también de las principales labores económicas, pero generalmente cuando se criaba animales no era para el consumo de su carne (salvo el caso del cerdo, que era caro de mantener y del cual se aprovechaba todo). Los animales de tiro (mulas, caballos, burros y bueyes) servían como fuente de energía para las tareas agrícolas, por lo que no eran animales para el consumo de su carne. La poca caza existente era o bien nobiliaria o bien furtiva. De tal modo, el aporte proteínico a la dieta campesina tenía que ser en forma de aves, huevos y pesca (y cerdos en caso de que dicha familia pudiese permitirse criarlos).

La agricultura y ganadería eran de subsistencia, es decir las familias producían lo mínimo necesario para el autoconsumo y la supervivencia. La dieta básica se componía de pan, legumbres, tocino y vino, que tuvo que sustituir a la carne como fuente de calorías necesarias para trabajar el campo. Las poblaciones rurales eran muy vulnerables a la naturaleza, al tiempo y a la meteorología, y con frecuencia las malas cosechas provocaban escasez de alimentos y subida de precios que extendían el hambre por la población.

Podemos ver, que entrado el siglo XVIII, el sistema económico del campo se parece mucho al feudalismo medieval, en esencia es idéntico. La mayoría de los campesinos no eran propietarios de las tierras que cultivaban, casi todos eran arrendatarios (aldeanos que trabajaban tierras alquiladas a los nobles) y jornaleros (campesinos asalariados). Además, en el noreste de Europa millones de campesinos siervos seguían sometidos a los grandes señores latifundistas en difíciles condiciones similares a las medievales.

1.2 Atraso técnico

Una característica sobresaliente de la economía preindustrial es el retraso y estancamiento tecnológico. Las técnicas y herramientas usadas en los sectores agrario y artesanal resultaban rudimentarias y anticuadas. Así, continuaban utilizándose carros de madera y arados de vertedera semejantes a los empleados por los antiguos romanos.

Los sistemas de cultivo permanecían igual de atrasados que las herramientas, ya que los labradores dejaban buena parte de las tierras en barbecho para que pudiesen recuperar los elementos minerales perdidos al ser cultivadas ininterrumpidamente. Más llamativa aún es la técnica que usaban los campesinos rusos, la agricultura itinerante de cremación, que consistía en quemas una zona de bosque para plantar sobre las cenizas, que eran ricas en nutrientes. Sin embargo, ambas técnicas resultaban anticuadas y eran poco productivas.

Por último, las únicas fuentes de energía utilizadas eran la muscular (humana y animal) y el aprovechamiento de las fuerzas del agua y del viento (molinos, barcos veleros). En estas condiciones el crecimiento económico en el mundo preindustrial era prácticamente nulo, de modo que la producción, las ventas y el consumo no aumentaban de un año para otro.

1.3 El comercio en el mundo preindustrial

Para que exista actividad comercial es necesario que haya oferta de productos –y por lo tanto excedentes que se puedan vender en el mercado–, demanda –comprador que necesite dicho producto y que además pueda permitírselo–, y un medio para transportarlo.

El comercio local y a corta distancia era escaso porque los medios de transporte –carretas tiradas por animales y barcazas de madera que circulaban por ríos– resultaban lentos e inadecuados, por las malas condiciones en las que se hallaban los caminos –pedregosos y embarrados–, y por la inseguridad que causaban los numerosos bandoleros al asaltar los caminos. Además, la economía era de autoconsumo, y los campesinos no tenían demasiado dinero, por lo que no había ni muchos excedentes ni demanda. Un último factor que hacía que el comercio fuese escaso es que muchas veces no salía rentable vender tus productos en los pueblos de alrededor, pues se tardaba bastante tiempo en ir hasta ellos y los precios no podían ser muy altos porque si lo fuesen los aldeanos no podrían pagarlos.

Por el contrario, el comercio internacional a larga distancia había experimentado un gran desarrollo en los siglos XVII y XVIII. Era principalmente por mar, y se efectuaban intercambios de productos en grandes cantidades entre las colonias y las metrópolis, y entre países. Sólo los miembros de las clases altas se beneficiaron de este comercio, pues eran los únicos con el capital suficiente para permitirse productos traídos del extranjero. Es más, mayoritariamente eran las casas reales las que compraban y vendían a gran escala.

Se intercambiaban productos muy variados, como sedas, especias, metales, madera, café, azúcar, algodón y objetos artesanales. El comercio de esclavos negros, aunque inmoral, fue muy importante y produjo muchos beneficios para los comerciantes europeos. Las principales rutas comerciales atravesaban el Mediterráneo, el Báltico, el Atlántico y el Índico. Salían barcos mercantes desde los puertos más importantes de Inglaterra, Alemania, Francia, España, Holanda, Portugal y de sus colonias en América, África y Asia. Este desarrollo comercial y consecuente enriquecimiento favorecieron que en ellos se produjese antes la Revolución Industrial.

De todas formas, los viajes en barcos de vela eran complicados, largos, incómodos y peligrosos. Esta necesidad de mejora tanto del transporte terrestre como del marítimo fueron objetivos primarios una vez introducida la máquina de vapor.

1.4 Producción artesanal urbana y rural

Desde el siglo XII habían existido los gremios, asociaciones de artesanos dedicados al mismo oficio en una misma ciudad que controlaban la actividad artesanal limitando la libertad de producción y venta e impidiendo la libre competencia entre miembros del gremio para evitar monopolios y desigualdades. Las manufacturas se elaboraban en los talleres, donde trabajaban cinco o seis personas: el maestro –dueño del taller, de las herramientas y de las materias primas–, dos o tres oficiales asalariados y un par de aprendices que trabajaban a cambio de comida y un lecho donde dormir.

En las zonas rurales eran las familias campesinas las que una vez terminadas las tareas en el campo elaboraban en sus hogares productos artesanales –utensilios y herramientas y ropas de lana, cuero y algodón–. Aparte de producir lo justo para su autoconsumo, existía lo que los historiadores han denominado Domestic System. Esto era un tipo de industria rural en la que un comerciante contrataba a familias campesinas para que éstas fabricasen productos manufacturados –principalmente ropas– a partir de las materias primas que el comerciante suministraba. El Domestic System surgió como alternativa a los gremios, pues ofrecía mayor libertad a la hora de producir porque no había nadie que lo controlase. Sin embargo, este sistema presentaba algunas desventajas, porque las tareas se realizaban de manera discontinua –los campesinos estaban atados a los calendarios agrícolas y no siempre disponían del tiempo necesario– y sin presencia de supervisores que garantizasen la calidad de los productos. Para resolver el problema de la inconstancia en la elaboración de productos artesanales y de su calidad, se desarrolló un nuevo sistema de producción: la industria fabril.

Fuera de Europa las sociedades también eran agrarias y rurales, predominando la agricultura como base de la economía. En América existían enormes latifundios en los que los esclavos negros provenientes de África trabajaban plantaciones de azúcar, cacao, café y algodón para la exportación de dichos productos al continente europeo. En la India los colonos británicos y portugueses fomentaron los cultivos exóticos (té, seda…) para su venta en las metrópolis y en el resto de países europeos. En África tanto la ganadería como la agricultura eran de subsistencia y autoconsumo.

2 – LA INDUSTRIALIZACIÓN

Si bien hasta mediados del siglo XVIII la economía se encontraba estancada y el crecimiento era nulo, una serie de cambios en el sistema de producción, de innovaciones técnicas aplicadas al trabajo fabril y a los transportes; hicieron que la economía creciese de manera continuada y sostenida afectando a la sociedad del momento.

2.1 Paso de una economía agraria a una economía industrial

Los signos distintivos de la nueva época industrial fueron las nuevas fuentes de energía (vapor de agua y carbón como combustible), el reemplazo de las antiguas herramientas por máquinas modernas, el cambio de las industrias domésticas y urbanas en talleres a las fábricas, y los nuevos medios de transporte (ferrocarril y barcos de vapor). Poco a poco la industria desplazó a la agricultura, haciendo que el segundo sector económico predominase sobre el primero.

Durante esta época de desarrollo hubo un crecimiento económico y constantes incrementos en la producción, venta y consumo de productos, dando lugar a una acumulación de capitales que tendrá como consecuencia una sociedad capitalista, en la que el dinero significa posibilidad de inversión y de crecimiento económico.

Los viejos métodos de obtención de energía fueron sustituidos por la energía proporcionada por el vapor de agua, que se empleó para mover todo tipo de máquinas y que convirtió al carbón en el nuevo combustible. Sin embargo, el carbón requiere cierto proceso de extracción. No se puede cultivar o producir, hace falta obtenerlo de un yacimiento hullero. De este modo, la Revolución Industrial estuvo condicionada por la disponibilidad de materias primas y de carbón.

2.2 Innovaciones técnicas: el maquinismo

La introducción de máquinas en la fabricación de productos desplazó a la mano humana en el trabajo. Como consecuencia se redujeron los costes, se incrementó y aceleró la producción, y por tanto los empresarios obtuvieron mayores beneficios. En contra partida, numerosos peones se quedaron sin trabajo por la introducción de máquinas, y tuvieron que adaptarse a la industrialización dedicándose a nuevas industrias, como la producción y fabricación de máquinas, la minería –que se desarrolló mucho durante el periodo de industrialización–, la construcción… Las máquinas fueron utilizadas en la industria textil, la siderurgia, la extracción de minerales, la agricultura, las imprentas, la navegación y el transporte terrestre.

La máquina hiladora creada por el inglés Richard Arkwright en 1769 multiplicó la velocidad en la elaboración de hilos de algodón para la industria textil, y el telar mecánico inventado en 1787 por Edmund Cartwright entrelazaba los hilos produciendo telas con gran rapidez no obstante, la máquina de vapor del ingeniero escocés James Watt (1782) se convirtió pronto en el descubrimiento de mayor trascendencia.

Para construir máquinas, fábricas, ferrocarriles y barcos de vapor –todos hechos a partir de estructuras metálicas– era necesario mejorar y encontrar materiales más resistentes y duraderos. Por ello, en el sector metalúrgico se llevaron a cabo innovaciones revolucionarias similares. Desde 1776, John Wilkinson mejoró el sistema de obtención de hierro, fundiendo en altos hornos el mineral de hierro con hulla. Diez años más tarde, Henry Cort ideó un nuevo método para obtener hierro de mayor calidad, flexibilidad y resistencia; y finalmente en 1855 Henry Bessemer descubrió una fórmula más rápida y barata para fabricar acero, mezclando hierro fundido y carbono.

Los avances técnicos introducidos en la metalurgia y la fundición fueron igualmente aplicados a la construcción de armamento militar. En 1808, el británico William Congreve inventó un prototipo de proyectil explosivo a propulsión de 17 kg que alcanzaba blancos a 2500 metros de distancia. Gracias a los nuevos proyectiles, las murallas de las ciudades dejaron de ser imprescindibles, pues con la nueva tecnología militar se podía destruir una ciudad sin derribar las murallas.

Las nuevas máquinas fueron empleadas también en los transportes, tanto en el terrestre como en la navegación. Gracias al ferrocarril y al barco de vapor las comunicaciones se hicieron más sencillas y se acortaron las distancias. Así, el comercio fue más rápido, barato y se internacionalizó todavía más, pues cada vez era más fácil llegar a otros países. Asimismo, las mejoras en los transportes afectaron al campo militar, pues las maniobras de desplazamiento de tropas fueron más sencillas y rápidas que antes. Igualmente sucedió con las relaciones diplomáticas.

Las imprentas se mejoraron gracias a la máquina de vapor. Los avances en la imprenta fueron muy importantes y significativos, pues la Ilustración fomentó la difusión de libros, y gracias a estas mejoras fue más rápida. Además de los libros ilustrados, la imprenta dio pie al nacimiento de la prensa. Por último, las nuevas ideologías y movimientos obreros encontraron en la imprenta un medio de propagación de sus ideas, que tanto marcaron los siglos XIX y XX. De nuevo los avances técnicos empujaron a los países industrializados hacia una globalización.

2.3 La fábrica y la nueva organización del trabajo

Las fábricas sustituyeron a los antiguos talleres urbanos y a las industrias familiares del Domestic System. En primer lugar, las tradicionales herramientas usadas en la elaboración de productos artesanales fueron sustituidas por modernas máquinas que cada vez eran más eficaces y sofisticadas. El lugar de trabajo ya no eran los talleres o las viviendas campesinas, las tareas industriales se llevaban a cabo en las fábricas, grandes y espaciosos edificios donde se concentraban decenas de operarios –frente a los cinco o seis artesanos que podía albergar un taller– manejando los motores y aparatos mecánicos bajo la presencia de supervisores. Poco a poco las fábricas fueron sustituyendo a los talleres y a los gremios, causando la ruina para muchos artesanos.

El patrono mantenía el control de las nuevas fábricas, pues al igual que un maestro artesano, era el dueño de las instalaciones, las materias primas y las máquinas. Pero, a diferencia de un maestro artesano, el patrono no tenía por qué saber elaborar los productos que se hacían en su fábrica.

También se introdujeron cambios en la organización del trabajo. En las fábricas se implantó la producción en serie, la fabricación de bienes en grandes cantidades utilizando diseños estandarizados para que todos sean iguales. De este modo, se redujeron costes porque no era necesario tener distintos tipos de máquinas para diferentes productos.

Habitualmente la producción en serie iba acompañada de una fuerte división del trabajo, que consistía en fragmentar el proceso de elaboración del producto en distintas tareas, encargándose de cada una de ellas un operario diferente. La ventaja de la división del trabajo es que en cada estación de la cadena de montaje habrá lo necesario –máquinas, herramientas y materias primas– para que el trabajador encargado de llevar a cabo dicha parte del proceso de producción no pierda tiempo desplazándose por la fábrica en busca de materiales. Este nuevo sistema fabril de producción era muy eficaz, y aumentó la productividad de las empresas y fábricas. Sin embargo, este sistema provocó algunos efectos negativos, pues los operarios pasaron a realizar tareas muy repetitivas, monótonas y aburridas, perdiendo la conciencia de estar fabricando mercancías concretas.

2.4 La revolución de los transportes y de las comunicaciones

Otra de las señas de identidad de la industrialización del siglo XIX fue la aparición de novedosos medios de locomoción que utilizaron las nuevas tecnologías, máquinas y fuentes de energía, como los buques a vapor y los ferrocarriles.

El ferrocarril, estrenado en 1830 en la línea Manchester-Liverpool, no sólo fue un signo de industrialización, sino también una fuente de desarrollo. Fue necesario fabricar muchas máquinas de vapor, multiplicar la producción de vidrio y madera, extraer enormes cantidades de carbón, producir millones de toneladas de hierro (un kilómetro de vía férrea requería casi 300 toneladas), contratar a cientos de miles de trabajadores e invertir cuantiosas sumas de dinero. Por todo ello, la expansión del ferrocarril y de la navegación a vapor tuvo repercusiones muy beneficiosas para la industria metalúrgica, para la minería y para el comercio, ya que mejoró el transporte de mercancías desde los lugares de producción a los centros urbanos de consumo. Para los hombres del siglo XIX, el ferrocarril se convirtió pronto en el máximo símbolo del progreso, de la fuerza y de la modernidad.

El telégrafo, inventado en 1837, modificó y aceleró la transmisión de mensajes y noticias a larga distancia. En pocos años Europa había sido cubierta por miles de kilómetros de líneas telegráficas, y a partir de 1865 comenzaron a tenderse cables submarinos intercontinentales. Al telégrafo se sumó la prensa, que difundía y anunciaba las noticias más importantes de cada localidad o país.

2.5 Las actividades financieras

Los bancos habían existido desde la Edad Media como depósitos de dinero, pero durante el periodo de industrialización el papel que jugaron los bancos fue decisivo. El flujo de dinero tuvo que ser mayor, pues las nuevas actividades económicas (industria fabril, servicios de transporte, construcción de máquinas…) y el aumento del comercio requerían un desarrollo de la circulación monetaria. Los bancos resultaron una institución muy importante en el desarrollo del capitalismo, ya que ofrecían préstamos a las empresas, actuaban de inversores indirectos (compra de acciones) y facilitaban los pagos mediante cheques y letras de cambio. En consecuencia, la banca se convirtió en intermediaria entre los ahorradores, que entregaban su dinero en depósito, y los industriales, que necesitaban capitales para invertir.

Las empresas exigían grandes aportaciones de dinero, que un solo empresario no podía suministrar. Entonces surgieron las sociedades anónimas, mediante las cuales el capital que requiere la empresa es fraccionado en acciones. Éstas pueden ser adquiridas y vendidas por cualquier particular en la bolsa de valores.

2.6 Liberalismo, capitalismo y burguesía

La Revolución Industrial sólo pudo darse en aquel país en el que el pueblo (o parte de él, dependiendo del sufragio) tomase parte de la vida política de la nación, es decir aquel país que no conservaba el absolutismo como doctrina política. Inglaterra fue el primer país que tuvo una monarquía parlamentaria de poder limitado, y más adelante por Estados Unidos y Europa se sucedieron una serie de revoluciones populares cuyo fin era abolir el absolutismo para dar comienzo al liberalismo. El liberalismo fundamenta la sociedad en el individuo personal, y por tanto, el Estado debe garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos libres que forman la nación. Puesto que el poder viene otorgado del pueblo –soberanía nacional–, las decisiones emanan del Parlamento, una asamblea elegida por sufragio que elabora las leyes. También se defiende la división de poderes para que éstos no sean nunca absolutos (tiranía).

Una serie de pensadores británicos definieron a finales del siglo XIX el capitalismo, la doctrina económica que sustentaba al liberalismo político. Entre ellos destacó Adam Smith, que en su principal obra, La riqueza de las naciones (1776), estableció las bases y los principios de este nuevo sistema económico.

El capitalismo favorece la propiedad privada, pues el control de la mayor parte de las empresas y de las tierras se encuentra en manos de propietarios particulares. Esta preeminencia de la propiedad privada es fundamental, porque se pasa de una sociedad estamental en la que uno pertenecía a un grupo social por nacimiento, a una sociedad clasista en la que la propiedad y la capacidad económica determinaban la condición social, quedando dividida en propietarios burgueses y obreros. Éstos últimos carecían en muchos casos de derechos políticos, es decir, no formaban parte de la sociedad y no podían votar (sufragio restringido o censitario).

La nueva sociedad capitalista confiaba en el esfuerzo y la iniciativa individual para aumentar el crecimiento económico, pues constituyen el motor de la economía. Sin embargo, el individualismo promulgado por el liberalismo económico causó una falta de solidaridad y grandes desigualdades en la sociedad, enriqueciéndose los ricos y empobreciéndose los pobres.

La obtención del máximo beneficio y la reducción de costes de producción para competir en mejores condiciones supusieron objetivos básicos de toda actividad económica. Gracias a la competitividad entre empresas hubo innovación, dinamismo y evolución de nuevos productos. Además, la lucha por producir más barato fue un constante estímulo para la mecanización y renovación tecnológica. De no ser por la ley de la competencia, no habría habido mejoras en los productos, como sucedía durante el absolutismo.

Otro pilar del capitalismo es la libertad a la hora de crear empresas, producir y contratar trabajadores. A diferencia de los gremios o los países en los que el Estado interviene en la economía, los empresarios de la nueva era eran libres para abrir fábricas, contratar y despedir trabajadores y producir cuanto y como deseasen. De este modo, el capitalismo generó una sociedad dinámica en la que eran los burgueses propietarios los que decidían y tenían el poder sobre los obreros.

Por último, cabe resaltar que todos los avances y los efectos de la energía del vapor mencionados anteriormente, no sólo se sintieron en el campo de la tecnología, sino en casi todos los aspectos de la sociedad y de la civilización humana. Todo el progreso técnico provocó una atmósfera de optimismo en la que se creía que la tecnología y el vapor iban a rescatar a la humanidad. Cuando el rey Jorge II de Inglaterra visitó la fábrica de Boulton & Watt, Matthew Boulton –capitalista que financió las invenciones de James Watt– le aseguró: «Majestad, tengo a mi disposición lo que el mundo necesita; algo que impulsará más que nunca la civilización, al librar al hombre de todas las tareas indignas. Tengo la energía del vapor». La burguesía capitalista empezó a disponer de bienes y servicios –como los nuevos medios de transporte que permitían viajar más fácilmente, el comercio que puso a su alcance productos traídos de lejos, las mejoras en la industria textil que trajeron con sí nuevas modas y vestidos, el desarrollo de las imprentas y de la prensa, etc.– que hacían la vida más fácil y cómoda.

3 – LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN INGLATERRA

El proceso de industrialización comenzó en Inglaterra, puesto que era el único país que reunía, a mediados del siglo XVIII, un conjunto de circunstancias ventajosas que permitieron el temprano origen de su desarrollo.

3.1 Revolución agrícola

Un paso previo y necesario para el crecimiento industrial fue la renovación y transformación del sector agrario, proceso que comenzó a finales del siglo XVII. Los cambios introducidos por campesinos y ganaderos emprendedores provocaron un incremento espectacular en la producción total de alimentos y en el rendimiento.

La revolución agrícola se caracteriza por una transformación radical de los sistemas de producción: paulatina desaparición del barbecho y sustitución por la rotación de cultivos o sistema Norfolk, que incrementa el volumen de las cosechas; la consecuente estabulación del ganado; introducción de nuevos de cultivos (maíz, patata, plantas forrajeras…) en estrecha ligazón con la expansión ganadera (mejora en la selección en la cría de ganado para obtener animales de mayor peso que proporcionaran cantidades superiores de carne y leche); cercamientos de fincas y tendencia a la concentración de parcelas para un uso más racional; incorporación de un nuevo instrumental agrario, de maquinaria (trilladora, segadora, sembradora mecánica, arado metálico…) y abonos.

Todo ello da como resultado un aumento sostenido del rendimiento (entre 1700 y 1800 fue de un 90%) y de la producción, generando un excedente comercializable. En suma, la agricultura rompe definitivamente el círculo vicioso del autoabastecimiento y se convierte en pieza básica en la configuración de los mercados nacionales.

Asimismo, las familias campesinas más favorecidas aumentaron sus ingresos y su capacidad adquisitiva, de modo que se convirtieron en consumidores de productos industriales. Además, la acumulación de capitales suponía la posibilidad de invertir en nuevas mejoras, o incluso en los sectores industriales.

El aumento de la producción de alimentos hizo posible un alto crecimiento de la población en Gran Bretaña, que pasó de unos 7,5 millones de habitantes a principios del siglo XVIII a cerca de 30 millones a finales del siglo XIX. La mejora de la alimentación y los avances de la ciencia y la medicina provocaron un descenso de la mortalidad, puesto que la gente resistía mejor a las enfermedades. Al mismo tiempo, este aumento constante de la población elevó el número de consumidores de productos industriales, así como de la mano de obra. Debido al crecimiento demográfico, empezó a sobrar gente en el campo, que tuvieron que emigrar a las ciudades industriales.

3.2 Gran Bretaña como potencia mundial

Desde el final de la Guerra de Sucesión española, los británicos se aseguraron la supremacía comercial marítima mundial desplazando a franceses y holandeses. El control de los mares, gracias a una poderosa flota de guerra, hizo posible que el comercio exterior inglés se duplicase entre 1700 y 1780. La enorme expansión comercial colonial de Inglaterra y el tráfico de esclavos permitieron la acumulación de capitales y la obtención de materias primas imprescindibles para el proceso industrial.

Otros factores que favorecieron los inicios de la industrialización en Inglaterra fueron la abundancia de recursos naturales, el sistema político, el robusto sistema bancario y la mentalidad empresarial y emprendedora de la sociedad inglesa.

Los yacimientos de mineral de hierro y de carbón eran abundantes y accesibles, pues se hallaban muy cerca de los puertos marítimos. Del subsuelo británico se extraía, a finales del siglo XVIII, casi el 90 por ciento del total de la producción mundial de carbón. Surgieron importantes núcleos industriales, todos ellos en torno a los recursos naturales necesarios (cuencas hulleras, minas de cobre, hierro…) y junto a costas y ríos –para facilitar el transporte de las materias primas y de los productos finales–.

3.4 La industria ferroviaria

Durante el primer tercio del siglo XIX, un ingeniero inglés llamado George Stephenson construyó varias máquinas vaporizadas movidas sobre raíles. En 1814 construyó su primer prototipo, Blücher, una pequeña locomotora diseñada para transportar carbón dentro de una mina de Killingworth, Inglaterra. En 1825 se construyó la primera línea ferroviaria, que unía las ciudades de Stockton y Darlington, vías sobre las cuales circuló Locomotion, otro prototipo de Stephenson. En 1829 construyó junto a su hijo Robert una nueva locomotora bautizada como The Rocket, modelo sobre el cual se basó su siguiente automotor: Northumbrian (1830). Ese mismo año la locomotora Northumbrian inauguró la primera línea de pasajeros (Liverpool-Manchester).

Posted in Historia de Europa | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

 
DE REBUS MATRITENSIS - EPISODIO I

Un blog para los que quieran disfrutar de todo lo que Madrid puede ofrecer.

Urban Idade

Memorias de las redes urbanas

España mi natura; Italia mi ventura; Flandes mi sepultura

Hombres de valor innato, forjaron con sangre y fuego, glorioso Imperio Hispano, como linde el orbe entero.

cinealdesnudo.wordpress.com/

"Dicen que no encajo en este mundo. Francamente, considero esos comentarios un halago. ¿Quién diablos quiere encajar en estos tiempos?" (Billy Wilder)

Acisum y Enic

Nuestra visión de la música y el cine.