Historiam Tuam Sapere Aude

Blog dedicado a la Historia de España, Europa y el Mundo desde la Antigüedad hasta la Edad Contemporánea

  • Suscríbete si quieres estar al día de lo que pasa en el blog, de nuevos posts, cambios etc. Se agradecen las suscripciones!
    Tu e-mail:

    Únete a otros 669 seguidores

  • Temas más populares en las últimas 48 horas

  • Little Wing – Steve Ray Vaughan

Tema 2 – El Feudalismo

Posted by Ignacio Cabello en 27 diciembre, 2011


1. — El Feudalismo.

El feudalismo es un sistema político, social y económico que se desarrolló en la Cristiandad durante los siglos IX y XIII. Este sistema se empezó a formar en los siglos IX y X a raíz de la desintegración del Imperio Carolingio, de las nuevas invasiones y de la ruralización de la población:

Al desaparecer la unidad del emperador carolingio, el poder pasó a manos de los señores locales que poseían los condados, marcas y ducados que creó Carlomagno, y como consecuencia, Europa se fragmentó en múltiples principados y señoríos

Los nuevos invasores, por parte de los musulmanes, vikingos, húngaros y eslavos, hicieron lo mismo que los invasores germánicos del siglo V, sembraron terror e inseguridad por donde pasaban.

Como consecuencia de la falta de unidad política y de la inseguridad la gente emigraba al campo en busca de la protección de los señores locales.

Al mismo tiempo, los reyes, como necesitaban defenderse de los nuevos invasores, fueron perdiendo poder al pagar con tierras a los guerreros que les ayudaban militarmente. Estos guerreros, se convirtieron en lo que luego se llamó la nobleza feudal.

El feudalismo tiene dos conceptos muy importantes, el feudo y el vasallaje. El feudo era un territorio de tamaño más o menos grande que pertenecía a un señor, que podía ser un noble o eclesiástico. El vasallaje era la relación de fidelidad entre un propietario de tierras (señor feudal), y el señor que le concedió esas tierras.

El feudalismo, se dio sobretodo en el campo, porque en esta época la agricultura y la ganadería eran muy importantes, eran la base de la economía. Quien tenía tierras, era rico, y la sociedad era mayoritariamente campesina. El comercio no estaba muy desarrollado porque en cada feudo se producía lo necesario para el autoabastecimiento, y como no sobraban cosas, no se comerciaba.

2. — La Sociedad

La sociedad feudal estaba organizaba en tres estamentos. Estos eran grupos sociales a los que pertenecía la gente, quienes compartían unos derechos y una forma de vida:

La nobleza. En latín se les llama bellatores, que significa que son los que hacen la guerra. Eran los señores feudales, y los caballeros y guerreros.

El clero. Eran los oratores, los que rezaban por los demás, los que dirigían la Cristiandad, y los que predicaban el evangelio. Eran el Papa, los sacerdotes, los monjes… Cualquiera podía entrar en este estamento.

El pueblo llano. Estos eran los laboratores, los que trabajaban. Era la mayoría de la población.

Los nobles y los eclesiásticos eran los privilegiados, ya que no pagaban impuestos, no trabajaban, podían impartir justicia y podían llevar armas en tiempos de paz.

piramide feudal

LA NOBLEZA

EL PAPEL DEL REY

El rey, aunque estaba a lo alto de la pirámide, era un señor feudal más, aunque el más importante (‘‘Primus Inter Pares’’). Estos señores eran vasallos del rey, quienes le juraban fidelidad. El rey no era elegido por el pueblo, sino que heredaba el título. La monarquía, era considerada una misión de Dios, y el título de rey, sagrado.

El título de rey era hereditario, pero el Papa tenía que legalizar la coronación.

Había nobles incluso más importantes que el propio rey, y que poseían más tierras. Esto se debía a que el poder del rey, era pactado, los nobles eran sus vasallos, pero no le estaban sometidos, sino que le debían lealtad y fidelidad. Estos nobles, mandaban sobre su feudo, y tenían casi todos los poderes. El rey no mandaba sobre esos feudos, pero conservaba algunos poderes:

Era el jefe del ejército feudal (el ejército del reino) cuando decidían ir a la guerra. El rey convocaba a todos los señores feudales (auxilium), y ellos tenían que ir, y el que no fuese se le consideraría traidor.

Podía cobrar impuestos especiales a los nobles y a la Iglesia en vidas reales, guerras, rescates, deudas… La principal riqueza del rey eran sus tierras, pero también se enriquecía a base de esto.

Él impartía justicia, era el juez supremo, pero no podía intervenir en casos privados de nobles o de la Iglesia.

La gente que acompañaba al rey en todo momento formaba la corte. Esta estaba formada por la Curia Regia, que era la familia, los nobles más íntimos, algún sacerdote que diga misa, y la gente que le aconsejaba. También estaba formada por la Cancillería Real, que eran unos escribanos que hacían los documentos reales, que se caracterizaban por el sello y porque el rey tenía una copia con unos dibujos que encajaban con los del documento enviado o archivado.

Esta gente, acompañaba al rey cuando viajaba dentro de su reino, trasladándose de castillo, ya que no tenía una residencia fija. Cuando visitaba otro feudo, tenía que ser con el permiso del propietario, que normalmente se lo daba. Al rey le convenía pasar por otros feudos, porque así su pueblo le conocía, o podía ganarse su afecto haciendo algo justo y bien visto.

SEÑORES Y GUERREROS

Junto al rey formaban el estamento de los nobles, de los bellatores. Su oficio es hacer la guerra y defender a los demás, y constituían la orden de caballería. Esta orden era una institución que tenía como fin defender a los débiles y también ser fiel a la palabra que se había dado.

Los señores feudales eran los nobles que poseían tierras. Como habían recibido esas tierras de alguien, eran sus vasallos. Estos habían conseguido tanto poder que mandaban en sus tierras, e influían en otros territorios más que el propio rey. Impartían justicia, tenían su propia tropa, cobraban impuestos, y algunos acuñaban moneda propia.

Los guerreros o caballeros eran los nobles que no poseían más que su caballo, y sus armas. Para ser caballero, había que irse a los seis años al castillo de otro señor para ayudarles como paje. Si continuaba bien, a los doce años se hacía escudero, y a los diecinueve se convertía en caballero.

Los ejércitos de la Edad Media, no eran ejércitos permanentes, sino que cuando decidían ir a la guerra, el rey llamaba a los señores feudales a través del auxilium, y todos ellos debían acudir. Lo decisivo en las guerras eran las cargas de caballería, ataques de caballeros a mucha velocidad.

La Iglesia, no quería violencia, así que estableció dos normas, la Paz de Dios y la Tregua de Dios. La Paz de Dios era la norma que decía que no se podían atacar ciertos lugares, como las iglesias, los santuarios, monasterios, conventos y treinta metros alrededor. Tampoco atacar a los peregrinos y a los débiles. La Tregua de Dios decía que no se podía hacer la guerra en ciertas épocas del año, en cuaresma, navidad, pascua… Con estas normas, se redujeron los enfrentamientos, y quien no las cumplió fue excomulgado.

Europa, había sido la atacada durante algunos siglos, pero ahora, con los señores y reyes en la caballería, pasó a ser la atacante, y su caballería se volvió invencible.

LA VIDA DEL CAMPO

EL FEUDO

El noventa por ciento de la población medieval, vivía en el campo. La vida de casi todos los europeos se organizaba entorno al ciclo agrícola. Esto era como un calendario que marcaba el ritmo de los trabajos y tareas del campo durante el año. Su vida estaba organizada entorno a esto porque ellos dependían de la cosecha, de donde obtenían casi todo.

El centro del feudo era el castillo, donde vivía el señor, su familia, los nobles cercanos, y sus guerreros. El resto vivía en la aldea. El castillo, aparte de residencia del señor feudal, estaba para que los aldeanos se pudiesen refugiar en caso de ataque. Alrededor del castillo, estaba el feudo. Este estaba compuesto por la aldea y por tierras. Había tres tipos de tierras:

Pastos, eran los prados del señor, en los que sólo podía pacer su ganado.

Bosques. Eran propiedad del señor feudal y él era el único que podía cazar, pero los demás podían aprovecharse de la madera caída y de los frutos de los árboles.

Tierras de cultivo. La reserva eran las tierras del feudo que el señor explotaba personalmente a través de los siervos. En algunas épocas del año, los campesinos libres, tenían que trabajarlas en pago de las tierras que les había alquilado, los mansos. Esta era la parte que el señor alquilaba a los villanos del feudo, que como pago le daban una parte de la cosecha y trabajaban algunos días en la reserva.

image21

LA ECONOMÍA FEUDAL

Rotación bienalEl método de trabajo de las tierras, era el policultivo. Esto era que se cultivaban muchos tipos de plantas, pero las que más destacan son los cereales y las legumbres. Lo malo de este trabajo era que rendía muy poco, porque las herramientas y las técnicas de cultivo eran muy antiguas (se seguía usando el arado romano). Una técnica que practicaban era la del barbecho, que consistía en dejar descansar un año la mitad de las tierras, para abonarla con el ganado encima. Sólo a partir del s. XI y XII no se difundieron nuevas herramientas mejores como el arado de vertedera, el molino de agua…

Como rendía muy poco, se cultivaban muchas tierras. Las familias usaban el barbecho, así que sólo cultivaban la mitad de las tierras, esto se llamaba rotación bienal. Cualquier desastre meteorológico repercutía en la comida por lo que la población disminuía.

Los animales más abundantes eran los bueyes, que tiraban de carros y de los arados; las cabras; las ovejas, que era muy rentables, comían poco, eran baratas y vivían mucho. Los cerdos, comían mucho, y eran muy caros, aunque luego tenían alimento para todo el año. También había muchas gallinas, pollos, y caballos, que servían para la guerra.

Molino de viento

LOS CAMPESINOS

En el feudo vivían los campesinos, en la aldea. Los campesinos eran la gran mayoría del tercer estamento, y no tenían privilegios, tenían que trabajar y que pagar impuestos.

Los campesinos independientes, los que tenían sus propias tierras, en granjas, eran la minoría, los demás dependían de un señor feudal o de un monasterio.

Campesinos libres. Estos eran los villanos. Ellos cultivaban sus tierras o los mansos del señor feudal. Eran libres de moverse de feudo si querían.

Siervos. Eran los que trabajaban la reserva del señor, y que hacían los trabajos necesarios del castillo. No eran esclavos, podían poseer cosas y el señor debía protegerles y tratarles bien, pero no podían irse del feudo.

image18

calendario agrícola (3)

3. — La guerra y los castillos en la Edad Media.

LA GUERRA

Dentro de Europa, no solía haber grandes batallas, excepto algunas excepciones, como la guerra de los Cien Años. Cuando el rey decidía acudir a una guerra, llamaba a todos los señores y sus ejércitos, a través del auxilium. Así, el rey se convertía en el jefe de ese ejército feudal.

Lo que había a menudo eran pequeños enfrentamientos entre nobles de un mismo reino o de un noble contra un rey, en las que el objetivo no era conquistar el reino o feudo entero, sino asaltar una fortaleza, ya fuera un castillo o una torre de defensa, ya que una fortaleza te permitía bastante territorio alrededor. El objetivo final, después de conquistar la fortaleza, era convertir al señor feudal atacado en tu vasallo mediante un pacto.

Estas luchas eran poco sangrientas, pero muy frecuentes, así que la Iglesia estableció dos reglas con intención de reducirlas (Paz de Dios y Tregua de Dios)

Había tres formas de conquistar una fortaleza:

Asedio o sitio. Consistía en rodear el castillo y cortar las comunicaciones de agua, comida y refuerzos, para que se mueran de hambre o que los sitiados se rindan. Un ejemplo es el asedio de Antioquía en el 1098.

Asalto directo. Esta era la más sangrienta, lo contrario que un asedio. A medida que pasaban los años, se perfeccionaban las fortalezas, por lo que era más difícil.

Guerra psicológica. Esta era la más morbosa, quemaban las tierras y aldeas que se viesen desde el castillo para atemorizarles, y les tiraban ratas, cabezas de campesinos, animales muertos; hasta que se rindiesen.

Para un asedio, se necesitaban armas de asedio como las catapultas, los trabuquetes, torres de asedio, escorpiones, arietes, escaleras de asedio; y también eran muy importantes los arqueros y los ballesteros.

image13

LOS CASTILLOS MEDIEVALES

Los castillos empezaron a construirse hacia el siglo VIII, y empezaron siendo torres de defensa rodeadas por un muro que podía ser de madera o de piedra, y con el paso del tiempo evolucionaron radicalmente.

Algunas de las partes del castillo eran:

– La torre del homenaje. Era la parte del castillo donde vivía el señor, la familia, los nobles etc. Esta, estaba dotada de una gran capacidad defensiva, casi independiente a las murallas y el resto de elementos defensivos. Dentro, había numerosas salas, capilla, cocina, aposentos y demás. Casi todas las torres del homenaje hasta el siglo XII eran cuadradas, pero después se empezaron a hacer circulares, por lo que se hacían más difíciles de conquistar, y los defensores tenían más visibilidad.

– Las murallas. Estas rodeaban el castillo, estaban protegidas por un foso, y por torres. La puerta estaba defendida por un puente levadizo de madera que cruzaba el foso y por una reja de hierro que se colocaba delante de la puerta. Los defensores tenían una ventaja en un asalto, ellos disparaban hacia abajo y los otros hacia arriba, a no ser que tuviesen escalas o torres de asedio.

– Las torres. Estas eran puntos fuertes que se encontraban a lo largo de la muralla y a los lados de las puertas. Las torres eran muy seguras por lo que a veces se usaban como mazmorras.

– Torres albarranas. Eran torres exteriores a la muralla del castillo, que tenían como objetivo defender el castillo desde fuera, o proteger lugares donde abundaba el agua, lagos, pantanos…

– Atalayas. Eran torres desde las que se vigilaban los alrededores del castillo con intención de avisar el peligro si se veían ejércitos enemigos. Cuando se divisaba el peligro, se hacían señales, si era por la noche, los hacían con hogueras, y por el día con señales de humo.

– Barbacanas. Eran torres o muros exteriores al castillo que servían para ralentizar la entrada del ejército enemigo al castillo, así mientras pasaban por estos pasos, el defensor les podía atacar desde las murallas o desde la misma torre barbacana.

– Matacanes. Eran salientes de la muralla desde los que se podía atacar el enemigo más fácilmente, tirando cosas hacia abajo o hacia delante por encima del murete del matacán, o por agujeros en el suelo de este, ya que muchas veces el saliente tenía grandes agujeros en el suelo.

– Adarve. Era el ‘‘pasillo’’ que había en la muralla, la parte del muro por donde se podía andar. Era desde donde los arqueros y los ballesteros defendían la fortaleza.

Castillo (2)

Anuncios

Una respuesta to “Tema 2 – El Feudalismo”

  1. […] https://historiaeuropa.wordpress.com/2011/12/27/tema-2-el-feudalismo/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
DE REBUS MATRITENSIS - EPISODIO I

Un blog para los que quieran disfrutar de todo lo que Madrid puede ofrecer.

Urban Idade

Memorias de las redes urbanas

España mi natura; Italia mi ventura; Flandes mi sepultura

Hombres de valor innato, forjaron con sangre y fuego, glorioso Imperio Hispano, como linde el orbe entero.

cinealdesnudo.wordpress.com/

"Dicen que no encajo en este mundo. Francamente, considero esos comentarios un halago. ¿Quién diablos quiere encajar en estos tiempos?" (Billy Wilder)

Acisum y Enic

Nuestra visión de la música y el cine.

A %d blogueros les gusta esto: